Archivo del blog

jueves, 25 de mayo de 2017

Cábala de amor.



Cábala de Amor.


Cada paisaje que no se expande por el universo creativo, al final se fuga invicto del sinsentido infiltrado en la sangre que nos consume vivos. Tus besos son un exilio al que me resisto despierta y me rindo al azul bengala de tu voz, tan dulce como un eco dorado que se impregna en mi alma toda de alegría de fragancia de amor y ternura.

Yo te vi mas allá de este abnegado silencio, mi alma sabe que eres el ángel que todos los rostros ocultos puebla, aclarando el deseo contenido en las estáticas mareas de la rutinaria vida, ruidosa y estéril. 

Más ¿Dime en que febril recoveco he de buscar a mis paranoides pétalos de salitre y Fe inminente que se niegan a secuestrar a esta realidad, ni en un simulacro de espontanea elocuencia? 

Yo soñaba un vals de hermosas pasiones desenfrenadas arrebatando nuestros cuerpos, lo soñaba en vivo y directo. Con tus labios y con tus manos viví esa lujuria en mis sombrías sabanas púrpuras y se me hizo el ocaso eterno. Sin que tu lo percibieras en esta lejana prosa, mi insinuación se contuvo justo en el umbral del éxtasis del amor fugaz.

Pero quiero que sepas que yo aún así te ame, millones de milésimas de segundos de mi excitada e íntima vesania, sin ti, sin tu aliento, sin tu latido y sin tu tacto. 

Y te preguntaras ¿Por qué? porque todo es una extraña coincidencia de energías que nos sustentan y nos traspasan. Si no me naces aquí dentro y me estallas, no quiero nada, nada que este allá afuera raptado por el espacio/tiempo. No quiero nada que no sea mio, que no me palpite en las entrañas, que no me eleve y me claudique en el amor mas sublime.

Eres tu el sueño que me arrebata los sentidos, eres la palabra que nunca he dicho, la melodía que me inspira, me trastoca y me doblega. Quiéreme así, tal como soy: Fuego, mar y viento incansable y eterno. Mi gran amor de estrellas, pasión, dulzura y arena. Me gusta que seas cuidadoso y atrevido, no es tan fácil ser uno mismo en este mundo de locos histéricos por un amor renacido.

Por eso te declaro mi bahía, mi costa, mi viril espuma de pretensiones femeninas. Eres el redoble de mis campanas distantes que vibran cual trasnocho de un infatigable vencejo hasta que te encuentre entre mis brazos que hace tanto te añoran.

Quiéreme como si fuese el corazón de tu alma, como si fuese todo y más de lo que el amor nos puede dar, en cada desvelo, en cada súbito impulso interior, en cada anhelo. 

Después de todo, el amor es lo único que nos sobrevivirá en este ensueño de existencia o efímero complot de vida que nos asecha. Sueñáme y quiéreme soberbia, divina, hermosa, suprema, inmortal, mujer completa, leal y gloriosa. Así te veo yo mi querido cómplice tan familiar y desconocido. Para ti todo mi amor hasta el infinito que cada instante me recuerda que no somos tan distintos.

By: Sanimuly

25/V/XXXVII








domingo, 21 de mayo de 2017

Un ángel disidente





Un ángel disidente

Todavía me queda una cordillera de luna salvaje sin deshojar en tu café mañanero. Déjame llover a mis anchas sobre la supremacía de tu corazón mordaza.

Soy un ángel con olor a luna llena, afilándose las mareas con tus certezas. Bésame los abismos como un relámpago suicida. Como un mártir poeta.

Deja que tu barco se descarrile por mi vientre, deja que mis piernas te besen las manos y sigan corriendo por la picaresca sonrisa de tus ojos.

Deja que esta lava invicta te calcine todos los sentidos. Deja que tu piel le ronroneé a mis senos todos sus deseos impresos en un sudario. Deja que el delirio se tambalee insomne mordiéndose los labios. Deja que el futuro sea ahora y no a final de año.

Deja que el sinsentido se desboque en su rebelde excitación sobre los esquemas. Devórame este carnívoro instinto, necio y desquiciado por tu hombría divina.

Yo soy ese ángel que echa raíces en tus clandestinas auroras, en tus versos, en tus silencios de amor y en tus dudas serenas.

Deja que nos suden sin remordimientos todos los pecados, que nos suden la penas, la soledad y el desamor. Que este loco y húmedo corazón se ha dado a la fuga tras la sombra de tus brazos, de tu instinto, de tu ansiedad y de tus ganas.

No es tan fácil cazar un ángel en la distancia que nos asecha y nos separa. Yo lo dejaría todo por danzar en tus pupilas cada noche y cada siglo, sin que me importen las rutinas del universo. Porque todo deja de ser estático cuando te pienso.

¿Qué me has hecho faquir de amor? Mis bucles preguntan por tus dedos ausentes y por el silente calor de tu respiración.

Soy un Ángel manzana con ganas de devorarte el paraíso que llevas puesto bajo la piel. Ya lo ves mi niño, hoy tu ángel amaneció erótico, mordaz, y delirante, columpiándose sin riendas por la inspiración.

Hoy tengo ganas de morder todas las utopías de la mente… esa materia en penumbra que te nombra como un mantra de ternura y resurrección, que me hace feliz y me relaja.

Gracias por andar escudriñando mis eléctricas sombras azules y turquesas sin chaleco antibalas.  ¡Ay! Amor, hoy es domingo de paz y armonía, hoy eres mío, hoy te imagino como me salga del alma, naufragando en el amor sin rumbo. Para alterar el suspenso y el principio sin final a medias.

Solo hay que volar muy rápido, para quedarse quieto, como una abeja libándose la miel de las entrañas sin que nadie se de cuenta. 

Perdóname hoy todos mis disparates amor, es domingo de trance con el narcótico deseo que me produce imaginarte mío.

Feliz domingo corazón repleto de todos los derivados del amor, de parte de un ángel disidente que te desea como una estrella fugaz a una retina humana amorosamente y sin rendición.

By Sanimuly

21/V/XXXVII






viernes, 19 de mayo de 2017

Búscame en mi mar.


Búscame en mi mar.



Búscame donde se detiene el mar, donde haya amor y no exista ninguna costa, donde el sol entierra sus lágrimas para que renazcan sujetando su radiante rostro, porque la belleza y el amor son un estado de animo interior. Que brille tu luz y que brille tu sombra sobre mis ojos ámbar eterna y dulcemente. Sabes, estoy demasiada ciega para no verte en cada ausencia de ti; demasiada ciega para respirar una utopía y tal vez, esta es la forma en que el universo suspira en tu alma y en la mía. Eso soy, el poro de una estrella, la sonrisa de una molécula, la amargura y el amor de un espacio infinito y errante que sabe bien a donde va cuando el puro instinto manda. Me hice inmune al fuego quemándome entera, desintegrándome, fundiéndome en cada cosa; devorando a bocados el espacio sideral entero, con esta hambre y esta sed que no se calman con fantasías irrealizables, que no se calman con esta fe que no transmuta, que no se fuga, que no se calla. Así estoy: Libre de mi, libre de ti. Curiosamente libre, perdidamente libre... fuera de mi misma, libre de Dios y de todas sus plegarias. Libre del mundo y de todas sus penas. Libre del amor y de todas sus angustias, libre como en una fuga de mi alma que fecunda galaxias desembocando en un corazón gigante que te palpita en la lengua y en esos ojos que no ven y no sienten nada hasta que el amor nos alcance. No me prometas nada, no me digas ven, no te vayas, no te quedes en la distancia. Yo solo quiero que me desnudes, que me desees y que me beses con tu mirada como si fuese una estrella fugaz e inmortal que se desvanece en tus ojos, tan detallistas y cariñosos. No me apagues, deja que me encienda en cada abismo, que estalle en cada nube, y que me funda en cada palabra que me nombra sin tu desconocido rostro dibujando mi suerte. Acaso sabes donde va este mar, esta tierra y este polvo estelar que nos corre por las venas? Yo lo soñé hace siglos, te juro que hoy acabo de recordar tu nombre junto al mío. Que sutil placer puede seducirnos ahora? Ahora que volvemos a ser unos críos con libre albedrío, ahora que el silencio es una divertida reverencia a la imaginación. Ahora que no tengo prisa, ahora que me sobra el tiempo que no existe. Ahora que te encuentro con esa amorosa melancolía que exhala cada estrofa de tu poema de amor. Y si, es verdad, ya no tengo miedo a nada que no tenga alma, a nada que no ría, que no se conmueva que no sueñe que no se estremezca, que no llore que no duerma. Yo quiero crecer como un bosque marino dentro de tu pecho, sino, no quiero nada, nada que no sea todo, todo que no sea igual y lo igual que no sea trampa. Y si aun así lo fuera, no importa amor, yo no tengo nada que perder, yo estoy completa y liviana para seguir volando por donde nacen los relámpagos que besan la tierra. Es mejor renovar la sedante excitación de vivir que las penas, es mejor vaciarse el alma en una sola apuesta de amor, que vivir todas las partidas en un acantilado virtual sin el aroma de tu piel, de tu sonrisa, de tus deseos. Sin saber si te estoy amando o condenando. Sin saber si te elevo o te hago daño. Sin saber si eres real o solo uno de mis espectros imaginarios. No me hagas caso mi niño, pero este grito de amor va mas allá de los sueños, de lo banal, superficial y perecedero. Solo espero que ese destino no nos alcance jamás, y podamos mutar en un nivel de consciencia mas elevado, como un éter disolviéndose en todo lo que existe y en todo lo aun no creado, para envolverlo del mismo amor puro y absoluto que nos perfora y nos traspasa hasta que sea suficiente; como una plegaria invocando la magia, que viene de vuelta, que nos abraza y nos arrulla entre sus brazos serenos y despiadados.
Búscame en mi mar... mi estrella, mi ángel, mi flor... te amare por siempre así no existas. Te amare. By: Sanimuly 19/V/XXXVI



















martes, 2 de mayo de 2017

Amor, no es una broma.




Amor, no es una broma.

Amor de mis delirios terrenales y divinos, podría decirte cualquier cosa bromeando, pero las bromas aveces sobrepasan el límite de la empatía y el respeto. Porque somos así de imperfectos. Perdón, quise decir nuestra percepción, es así de imperfecta, infantil e inútilmente persistente hasta la autodestrucción si le dejas.

Me muero si te falto un ápice de tu ser intacto. Me muero si un día te fallo, si ofendo tus sentimientos, si te degrado por descuido, o por puro despecho existencial sin motivo, o sin razón lógicamente irrazonable, tan común como todo lo que nos rodea con tanta insistencia, para mantenernos ocupados en este nivel de prisioneros del sistema.

Perdoname, no me hagas caso. Solo se, que no se porque te quiero tanto.
Imagina por un momento que nos miramos a dos metros fuera de nosotros mismos, fuera de esta cruda existencia que portamos a la fuerza, de quien sabe que experimento diabólico, accidental o divino.

Y nos vemos allí, tan inocentes, tan nobles y luchadores incansables, tan dignos y maravillosos, desterrados del amor, existiendo porque sí, porque a pesar del dolor y de este camino tan largo y amargo, amamos la vida con la la esperanza de ser amados sin distorsiones emocionales algún día en nuestra existencia infinita.

Te prometo que no existe nadie mejor que nosotros, aunque estén allí a nuestro lado con todas sus miserias y riquezas. No hay nadie Amor, no existe tal superación mejor que nosotros… nadie con este ímpetu del alma que nos gobierna, que nos guía y nos mantiene con vida y a la vez nos desintegra en eso que somos. Tal como esta lucha, este carácter y estos sueños fieles y eternos. 

Somos mas grandes e inmensos que todo lo que nos rodea, somos la fuerza vital que mantiene a este universo con vida, sin nosotros nada existe y eso quiero que lo sepas. Por eso no te rindas, lucha, permanece y no te canses. Aguanta Amor, que el dolor es pasajero y este amor eterno.

A nadie le interesa aprender realmente, es muy difícil educarse a sí mismo, e imagina cuando quieres enseñar algo. Lo único que la gente quiere es compañía en esta confusa vida, la gente quiere que les digas lo que ellos no pueden decir a gritos, por eso pagan. Pagan porque les escuches, para que les reconozcas lo que creen irreconocible de si mismos. Da igual el tema, da igual el ámbito laboral, da igual todo, están aquí librando una batalla contra si mismos sin saber por que¿? Tal como tu y como yo, no lo dudes. Y tu haces un trabajo que tiene que lidiar con eso día a día.

Si pudiese decírtelo mirándote a los ojos, no se si podría hacerlo sin derramar una lágrima apretando tus manos, creo que no harían falta palabras, la expresión de mi rostro te lo diría todo, me bastaría un par de besos y un abrazo del alma para que sonrías, como cuando uno se siente satisfecho y protegido por quien sabe que cosa milagrosa y divina que no te abandona.

Mas que una alabanza desinteresada, es el amor el que te guía… no lo dudes jamas; se que el camino no ha sido fácil, y que nos olvidamos de vivir en el proceso, nos olvidamos de nosotros en el trayecto. En alguna parte se nos extravió la inocencia que ahora regresa. No me creas nada de lo que digo, pero nos sobraba el tiempo, tanto como a mi vigente y ocupada vida que sigue igual que siempre, pero mas consciente de que esto, no es mas que un juego que nos tomamos muy a pecho.

Y no se, como es que después de hacerme mil pedazos, aun estoy de pie y con ganas de seguir amando lo que soy y mi manera de expresarlo, tan auténtica como yo, no hay otra igual que conozca. Por eso te quiero así como eres, con olor a mar recién cortado, a bosque de soles y ocasos, te quiero completo desde una chispa de nada hasta el ultimo poro.

Te quiero como un mar excitado por esta hermosa sombra de luna extraña, te quiero como un sueño recién nacido en tu alma, porque ese es el camino al que vuelvo cada noche cuando muero. Solo así me libero de armaduras y resistencias, de batallas y me arriesgo a amarte a corazón abierto como un tranquilo e inocente niño sin miedo a nada.

Recreando en ti la existencia entera al vaivén de las estrellas. Me rindo en la cubierta de este solitario hastío, de esta paz enmascarada, de esta soledad tan irreal, tan aislada de todo, tan alejada de ti, alejada de tu presencia en la que no me importaría morir como un mártir.

Te lo juro amor, no se como desprenderme de este vertiginoso vértigo de no saber, si en verdad me amas, mas allá de esta prisión de tierra y agua, una celda que quizá solo es una mota de polvo vagando por el universo errante a la deriva, tan insignificante y solitaria.

Me niego a creer eso. Porque cuando te pienso dejo de morir, y soy todas las cosas… soy la vida entera que arde y se quema en este fuego vivo que me traspasa la coherente lógica.

Eres todo lo habido y por haber, yo lo se. Eres absoluto y completo, yo ahora lo se, sin juicio alguno. Eres la belleza, la luz y la vida, aunque esté ciega, aunque no pueda verte como quieres, sobrecogido en una realidad incompleta. Somos mucho mas que eso, somos mucho mas que la inercia de estar perdido en todo lo conocido. Vacío, superficial, ruidoso y aburrido, todo eso se controla bien con un poco de autoridad, para que nos respeten aunque sea por cortesía o por inercia.

Amor, no me niegues este regreso, dejame enterrarme en tu pecho para echar raíces como levadura de estrellas, como los ángeles marinos, como los bosques siderales, como este deseo sexual reprimido, como el hambre biológica, mental, como el deseo y el placer eterno y fugaz. Ese deseo que habita en cada célula que te piensa y se cohíbe de saltar a tu encuentro, porque sabe que lo hará como las flores de lava volcánica desembocando en tu vientre de resina y salitre imaginario, de carne y hueso, de emociones y sentimientos hermosos.

Porque mi fuego sin ti, se muere de sed, de aislamiento, de frío, de desesperanza y de fe en lo sublime que no me llega, que no me corta, que no me sangra. Solo dime donde dejo esta armadura oxidada de dolor y desengaño, de heridas congeladas que nos les afecta el cambio climático.

Dime todo sin reservas, porque a veces deseo que nunca vengas a descubrir esta frágil existencia tan vulnerable ante todo lo que para mi representas. No es tan fácil desnudarse ante el espejo de arena fundida, cuando no hay nadie mas que tu y tus miedos alados hablando del porvenir que se estanca en la misma rutina de siempre.

Para mi eres el mundo y la vida, una brizna de esperanza que no muere, que persiste, que me alcanza. Quisiera amarte sin reservas, te juro que seria otra y no esta rebelde sin gobierno. Seria magia, luz y milagro, seria tu eterna sinfonía y el acorde de toda tu expresión de hombre sin mesura. Me convertiría en todo lo que anhelas. Te multiplicaría la vida, el amor y la alegría. Mi Ego quiere rendirse y dejar de competir con el tuyo, aunque aún no lo conoce, ni sabe hasta dónde llega su alcance.

Somos una fuerza descomunal que hace años llevamos contenida con las riendas templadas, muda y ausente para que no se desboque en cualquier abismo impenetrable y mortalmente corrosivo.

En resumidas cuentas el amor debería llenarnos de energía, debería ayudarnos a crecer en todas la direcciones, debería reafirmar nuestra existencia sideral, debería hacernos sentir amados, queridos, protegidos, libres y dignos.

No es una broma amor. Anoche el mar inundó mi ventana de delfines que saltaban en vertical sobre mi cama, tu me besabas con ansias y yo cerraba los ojos para no despertar otra vez en esta sórdida ausencia de ti, del inclemente tiempo que se me escapa invocando tu presencia. De esta locura, de esta demencia que envejece sin poder naufragar aunque sea un domingo en tu sofá, aunque no existan excusas, aunque llueva, o se acabe el mundo… no es tan fácil coincidir en alma, cuerpo y mente en 15 mil años que llevamos creando este momento para consumarlo.

Naaaa no me hagas caso, sabes que exagero como el viento, que me muero por ti como el mar, pero todo lo demás es de verdad, verdad.

Yo me haré un exorcismo existencial me desprenderé de todo apego y cuando sea realmente libre te haré una emboscada de amorosa redención y quedaremos en paz, hasta que el ciclo vital vuelva a repetirse nuevamente hasta la perfección de amarte con la misma elocuencia que ya conoces.

By: Sanimuly

























































Tweets recientes

Vídeo destacado